Uno de los mayores problemas actualmente en las comunidades y familias de los pueblos indígenas es la escasez de alimentos y consecuentemente la severa desnutrición. Se realizará la compra de alimentos de primera necesidad para ser distribuidos a las familias de las comunidades de los pueblos indígenas que se hayan identificado con mayor grado de vulnerabilidad y necesidad.